sábado, 4 de julio de 2015

Pétalos de papel (Reseña)

Título: Pétalos de papel.
Autor/a: Iria G. Parente & Selene M.Pascual.
Género: Fantasía, romance. (Novela de personajes.)
Editorial: Autopublicación.
nº de páginas:373
Encuadernación: tapa blanda.
Serie: Primer libro (A la espera de su continuación.)

"Aquel libro me arrastró dentro de sus páginas antes de que yo pudiera siquiera imaginar su secreto. La realidad cayó y se deshizo a mi alrededor. Al otro lado me esperaba él. Marcus Abberlain. Ni la distancia de mil mundos pudo evitar que le encontrara".
"Vino en las alas de la primavera. Llegó de improviso, como las flores y los deseos. Se hizo un hueco en el corazón como sólo saben hacerlo los sueños que sobreviven al invierno. No fue el libro quien trajo a Ilyria Blackwood hasta aquí. Fue el destino".
Amyas, capital de Albion. Dicen que todos los días llega al reino al menos un nuevo visitante...
Todo tiene un orden impuesto en ese país inalcanzable: los nobles dictaminan sus normas escondidos tras sonrisas fingidas y bailes de medianoche. Los extranjeros, personajes alejados de las páginas de sus libros, están condenados a servirles. La sociedad ahoga y esclaviza sin que nadie se rebele contra ella.
Alterar el orden siempre es peligroso.
Enamorarse solo es el principio.
Es como caer. Es como tropezar y sentir que pierdes el equilibrio. Es como caminar entre las nubes y, de pronto, perder pie. Es como un vértigo. Como un mareo.
Lo es todo en la nada.
Escuchar su voz es sentir que nunca he estado completa antes. Que nunca volveré a estarlo. Sentir que la oscuridad se convierte en plata, que el silencio se ondula y se quiebra. Y entonces solo existe su hechizo. Solo existen sus palabras, que no alcanzo a comprender, pero que me hablan. Que me llaman desde algún otro lugar lejano. Que me queman y me arrastran. Se convierten en cadenas que me atan a la magia. Al sueño.
A él.
Solamente dura un segundo.
Olvidarlo será imposible.
Estamos en una época victoriana. Época en la que se llevan los trajes y las mujeres tienen la obligación de ser damas y vestir con ocho capas de tela. Los nobles son y tienen todo, sin embargo, no todos son engreídos o miran por encima del hombro. Los hay que rechazan la sociedad y desean la igualdad sin importar lo que la gente piense de ellos. Uno de estos nobles se llama Marcus Abberlain, un conde que posee una mansión y esconde un pasado lleno de misterio, que poco a poco vamos descubriendo. Pero hablando de lo más importante, ¿Qué pasaría si un día estuvieras leyendo un libro, y de repente el libro te llevara a esa época? Eso es lo que la ocurre a Ilyria Blackwood, una adolescente que vive en nuestra actualidad, u un día queda atrapada por un libro sin título ni autor y acaba en un mundo completamente distinto, muy parecido al siglo XIX. En él es rescatada por Marcus, quien ofrece su hogar como alojamiento para nuestra perdida protagonista. Pues él es el único que puede devolverla a su mundo.
Si bien los protagonistas no empiezan con buen pie, van ocurriendo multitud de sucesos que cambia por completo todo. Ilyria descubre que ahí no vale nada, que a los ojos de los nobles creídos es un simple objeto. Y quiere cambiarlo a toda costa.
El libro al igual que con otros de las autoras está estructurado por capítulos, cada uno desde el punto de vista de un protagonista (dos, en nuestro caso) aunque hay una ligera diferencia, y es que hay capítulos donde ambos narran lo que sucede. Esto se muestra gracias a que cada uno tiene un color distinto de letra. Algo genial, porque no hay nada mejor que leer una escena desde el punto de vista de dos personas distintas, que a su vez viven y sienten lo mismo.
El estilo es precioso, ambas autoras se combinan de una forma asombrosa. Con una magia que transmiten con cada palabra. 
-¿Cuál es tu deseo?
+Los deseos no se pueden pronunciar- susurra.
-¿Por qué?
+Si los deseos se pronuncian - me confiesa a media voz - la luna los roba.

Como no podía ser de otra manera, nos meten en la piel de los dos protagonistas, sin olvidar los secundarios. Ilyria es valiente, fuerte y una adolescente con carácter, sin olvidar lo característico de su edad, como la rebeldía o la necesidad de autoridad. Pero como nadie es de piedra, ella también tiene sus problemas y necesita de alguien a quien sostenerse en los momentos más dificiles. Marcus, es un conde sexy en toda regla sin tocar el tópico, no os preocupéis. (me tiene enamorada) A lo largo de todo el libro posee un aura misteriosa y es fantástica la historia de su pasado, así como la historia de su hija adoptiva Lottie. Una niña de doce años que en su época es como tener ocho, o al menos así me ha parecido por sus comportamientos infantiles que te dejan en un estado de dulzura máxima. Y por último Alyse, una amiga de Ilyria que llegó justo cuando ella necesitaba a alguien en quien confiar. A pesar de ser noble, y ser muy femenina su mentalidad no es nada ciega y ella acepta a todo el mundo sin diferencias (en ese punto, me encanta la crítica social que han mostrado las autoras hacia aquella mentalidad de antaño). Era adorable . Bueno, como no me quiero extender mucho por último hablaré de Yinn, un personaje divertido, simpático, sincero y que dice las cosas como son. Me encantaba cómo confiaban en él, el motivo de por qué está ahí y sobre todo los puntazos que tenía. Es el que más me ha hecho reír (la novela en sí tiene bastantes partes cómicas, que son geniales). Sin duda, un personaje inolvidable que ha robado un pedacito de mi.

Para bien o para mal (hay algunos a los que he odiado, algún malo tenía que haber) todos los personajes están muy bien perfilados, y estoy segura de que pase el tiempo que pase se han quedado tan marcados que es imposible olvidarles además de muchas escenas que se han marcado en mi corazón como si tuviera una marca. (Lo entenderéis cuando leáis el libro.)
Lo único, es que no hay acción. Un punto que no afecta en absoluto porque si buscas acción, lee un libro de acción. Este libro es más profundo, se centra en los pensamientos, los sentimientos y la forma de afrontar todo tipo de situaciones. La lucha contra el miedo, la angustia, el echar de menos y la necesidad de seguir adelante, ocurra lo que ocurra. De aceptar los hechos y ante todo ser valiente.
No puedo entender como un libro así de tierno y bien escrito no debió ser aceptado por alguna editorial, ¡Debería estar publicado! Este libro me lo han prestado (y muchísimas gracias, de verdad, es precioso en todos los sentidos) y al ser una autopublicación siento que es un tesoro, y que soy muy afortunada por tenerlo en mis manos este corto período de tiempo. Me encantaría tener uno propio y ojala en un futuro sea posible. Así como las autoras tengan más tiempo libre para continuar con la segunda parte o re-escriban esta. Afortunadamente hay unos pocos capítulos en su página web  de la segunda entrega que se llamará "Pétalos marchitos" y me muero de ganas por leer. Para entonces estaré atenta y quisiera tenerlo entre mis manos. La paciencia está, no hay prisa, pero hay ganas ♥ porque el final es tan... he disfrutado tanto la lectura...
Desde aquí quiero agradecer todo el trabajo que hacen las autoras. Para ser su primer libro esta increíblemente bien escrito, la autoedición y la portada son preciosas. Gracias por lo mucho que se esfuerzan por sus fans y todas las palabras que nos dedican. Se nota cómo cada párrafo está trabajado desde lo más profundo del alma y cómo en esta historia han recalcado la importancia de los libros y la capacidad que estos tienen de hacerte volar y desconectar del mundo. Vosotras merecéis todos los sueños y los pétalos.

Conclusión: Pétalos de papel es una novela de fantasía con un toque real en la historia. Una historia llena de magia, de personajes inolvidables y de un romance capaz de sacar de ti tu lado más meloso. Una historia de amor única, cuidada desde las raíces.