jueves, 1 de diciembre de 2016

Un monstruo viene a verme (Reseña)

Título: Un monstruo viene a verme.
Título original: A monster calls.
Autor/a: Patrick Ness.
Género: Fantasía, drama.
Editorial: Nube de tinta.
nº de páginas: 205
Encuadernación: Tapa blanda con solapas y sobrecubierta.
Serie: Libro único.
Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento.
No, este monstruo es algo diferente, antiguo...
Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.
Un monstruo viene a verme es un libro que engaña porque aparenta sencillez y puede parecer tópica. No obstante, aborda una serie de problemas humanos como pueden ser el miedo, la superación, el egoísmo o la impotencia. El libro alterna entre historias fantásticas y hechos que por desgracia forman parte de nuestro día a día y podrían ser fácilmente nuestra historia.
No es sólo una novela corta sobre el cáncer así como puede haber miles de ejemplos. No se centra únicamente en ello o en quien lo sufre; si no en los que lo comparten y han de convivir con ello.
Sí, es realista y dura pero a su vez hermosa e inolvidable.

La historia gira entorno a Conor, un niño que vive una situación muy compleja. Su madre tiene cáncer y además es acosado en la escuela donde no tiene amigos desde que  corrió el rumor de su compleja situación. Incluso desapercibido  para los profesores, quienes le permiten todo por comparecencia.


Pero en realidad no estará sólo, empezará a visitarle un monstruo; no uno que le provoque pánico o le preocupe realmente. Lo que teme es aquello que busca: la verdad. Aquella que no puede decirse ni a si mismo. Para lograrlo, le contará tres historias fantásticas con importantes moralejas. Estas permanecerán en su cabeza y empezarán a influir en su vida más de lo que en un primer momento creería.
Así, deberá enfrentar al verdadero monstruo oculto entre sus pesadillas.

Si este libro es capaz de envolverte y sorprenderte, es gracias a la cercanía con la que nos presentan a los personajes, los cuales prefiero preservar en secreto. Hay pocos pero muy intensos y reales, cada uno cumple una labor fundamental en la vida y el desarrollo de Conor, quien debido a los acontecimientos, se ve obligado a acercarse a la madurez y hacer cosas impropias de un niño.
Todos ellos llegan a sorprendernos con acciones peculiares que se escapan de nuestro razonamiento e imaginación. Pues el deterioro los hace actuar de un modo que pocos imaginaríamos. Cargando con fuerza la historia y su riqueza psicológica. Haciendo de ella una especial, con ideas ya empleadas pero ofreciendo un punto de vista diferente e ingenuo con una estructura perfectamente elaborada.
¿Es el monstruo producto de su imaginación o realmente existe? ¿Es el propio reflejo de sus miedos? ¿Qué le llevó a buscar a Conor? Estas preguntas se plantean entre muchas otras quienes juntas mantienen la intriga hasta el final.

Sin duda para ser un libro breve y tener un ritmo tan ágil, la narración simple es capaz de llenar todo de color con escenas y diálogos fascinantes que bajo ningún concepto escapan o causan indiferencia. El autor logra una ráfaga de emociones con sólo enfatizar una vez en cada idea, en cada pequeña historia que juntas forman este conjunto. No necesita recordar y repetir, pues los personajes tangibles lo transmiten en su totalidad.

Si tengo que decir algo negativo diría que el final puede estar bastante claro desde un principio, pero aun así es sorprendente su enfoque y narración. Vale la pena recoger cada mensaje que entra sin dificultades y deja entrever críticas actuales, como puede ser la destrucción que provoca el ser humano en la naturaleza y a sí mismo, al hacer frente a los demonios que tratan de asolarnos cuando las cosas no suceden como estaban previstas.

Finalmente, puedo decir que este libro es precioso en su conjunto. Vale la pena detenerse en cada detalle y disfrutar todo lo que puede ofrecernos, que afortunadamente no es poco ♥

*También recomiendo la película una vez se haya leído. El guión es perfecto pues tiene prácticamente todos los diálogos sin modificación, además de la secuencia de escenas a las que incluso añaden datos adicionales que lo enriquecen todavía más.
Las historias están hechas a modo de acuarelas digitales y son, de verdad, preciosas. ¡Una de las mejores adaptaciones que he visto nunca!