lunes, 22 de junio de 2015

Fragmento: Globe.

¿Cuándo empezó a ser un sueño
del que no poder regresar?
¿Cuándo todas las historias
pasaron a ser realidad?
¿Y dónde dejé mi vida?
¿Por qué me atrapó su ciudad?
Ya no importan las veces
que mi corazón fue a gritar
en el fondo de sus ojos
y su piel sin oscuridad.
No importaron la súplicas
ni pudo la sinceridad
ante sus ansias de historias
y de huir de la realidad.
No me enseña la salida
y no me deja regresar.
Ahora sólo parece
que el tiempo se va a acabar
sin que ella venga a sacarme
del olvido de mi cuidad
y todos a los que quise
alguna vez me olvidarán.
¿Qué es lo que quieres de mí?
Sólo déjame descansar.
Seré tuyo hasta la muerte,
pero ellos me recordarán
con un pie en el escenario
y los ojos llenos de amar.
No importarán las veces
que mi corazón fue a gritar
en el fondo de sus ojos
y su piel sin oscuridad.
Dejadme a mí el recuerdo
que vos bien podéis reinar,
aunque nunca sobre mi alma.
Nunca os pertenecerá.
Dejadme a mí el recuerdo,
que él me vendrá a salvar.
Que, por mucho que me encierren,
ésa siempre es mi cuidad.
Que ellos no me olviden,
que nunca los puedas tocar,
que oigan todos mis gritos.
Que vuelvan a verme actuar.