martes, 28 de febrero de 2017

Rojo y Oro (Reseña)

Título: Rojo y Oro
Autoras: Iria G.Parente & Selene M.Pascual.
Portada e ilustraciones: Mar del Valle.
Género: Mitología, Drama, Romance...
Editorial: Alfaguara.
nº de páginas: 446
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Serie: Libro único.
Escuchad, mortales,
la historia de un dios que no quería vivir,
de una amazona obligada a matar 
y de su libertad para siempre robada.
Aguardad y temed el despertar del casos:
cuando Eris abra los ojos, la venganza al fin llegará.
Llevo un buen rato mirando a la pantalla del ordenador intentando ordenar mis pensamientos tras escasas horas de haberlo terminado y como siempre, me resulta difícil ser objetiva sin morir en el intento. Si soy sincera y como es normal, no tenía las mismas expectativas con esta novela porque rompe su temática con respecto a los anteriores y no sabía muy bien qué esperar en realidad. Es así como ellas dijeron en su día; cuando cambias y te arriesgas tus lectores no saben qué esperar y precisamente han logrado, al menos conmigo, volver a conquistar y demostrar sus habilidades tocando nuevos temas que requieren mayor documentación, en este caso una base ya instalada como es la mitología, sin dejar que esta limite los mensajes que quieran tratar.
Como nos tienen ya acostumbradas, nuevamente la historia está narrada a dos voces:
Orión, el dios de la vida, vive esclavizado en manos de Hera, la esposa y hermana de Zeus. Pues cuando aun era un recién nacido, su madre Eris, diosa del caos, fue juzgada y sellada en el interior de un laberinto custodiado por sus propios hijos, convertida en mármol para el resto de la eternidad. A Orión, al ser pequeño e inofensivo y no poder dañar debido a su naturaleza, optaron por dejarlo en manos de la mujer que odiaba a su madre. Convirtiendo su mundo en dorado así como lo es el mundo superior,  perdiendo todo derecho de libertad. Libertad que estará dispuesto a recuperar aunque para ello tenga que traicionar a la propia reina de los dioses.
Y por otro lado está Asteria, una amazona que vivía con su tribu, su familia, toda ella compuesta por mujeres. Vivían rodeadas de bosques con altos árboles, de ninfas y de paz. Con su propio lenguaje, su propia sociedad y con una unión irrompible entre ellas. Hasta que un día un ejército las hizo prisioneras y las obligó a convertirse en gladiadoras para el disfrute del emperador y su pueblo. Su mundo como el de sus compañeras se volvió rojo como la sangre, como la ira y el fuego, al desear la venganza y la liberación. Nunca se dejarían someter pues su orgullo las impide bajar la cabeza ante nadie y mucho menos ante un hombre. Asteria pronto se convierte en la campeona favorita y en lugar de elegir su propia libertad cuando se la brindan, hace un pacto donde por cada combate donde se alce victoriosa, una de las suyas sería liberada y devuelta a su hogar.

En medio de este contraste entre la sangre y el lujo, entre el mundo medio y el mundo superior, el destino los une trayendo consigo muchas sorpresas.

La única que te impide avanzar eres tú misma... la pena, en realidad, no puede ser destruida.

Esperaba que el libro tuviera un ritmo mucho más lento, que hubiera una estructura muy clara desde un principio y a raíz de ella surgiera la trama con sus engrosamientos. Pero me equivoqué, nada más empiezas te das cuenta de que la idea inicial no es nada en realidad, lo importante es lo que viene detrás, el misterio y su desglose. Nunca sabes qué camino seguirá y dónde se detendrá la acción. Esperas que algo ocurra pero sin saber cuándo o dónde. Los momentos de tranquilidad los agarras sin querer soltarlos. Y por supuesto, las autoras tampoco se olvidan de lugares reconocibles, incluso sin que el lector sepa demasiado de mitología.

Tú me has dado vida entre tanta muerte, entre tanto dolor...

Pero si en algo no me he equivocado era en esperar unos personajes reales, con sus defectos y sus atributos. Con su drástica evolución, sus metas y la importancia de la esperanza, la lucha y defensa de aquellos que amas. La pérdida, el dolor, la ira, la traición, el amor, la fuerza, la constancia. Miles de sentimientos y deseos que se mezclan para dar forma y atraparte desde las primeras páginas. Pero van más allá de la historia de mortales e inmortales. Sus palabras poseen una enorme carga crítica que se puede atribuir hasta la actualidad tal y como pasaba en sus novelas anteriores. Hay un llamamiento a la vida aun cuando todo está oscuro y lo sientes perdido. A la injusticia e indiferencia. Hay feminismo en sus palabras y en sus propios personajes hasta los secundarios como puede ser Ligeia, donde puedo decir lo único mejorable que he logrado encontrar. Y es que este personaje es importantísimo para el impulso de otros y en sí mismo tiene mucho poder que no ha sido aprovechado del todo más allá de su condición. Esto no quita que las mujeres tengan un papel importantísimo en la novela. Hay muchísimas y todas memorables como Eris y su indiferencia o Hera y el odio que la tienes después de encariñarte con Orión, que por cierto, es un pan. No quería que nadie sufriera ni un poquito, que fueran todas felices. Todas felices.
Finalmente y sin poder decir nada más para no desvelar todo lo que tiene que ofrecerte. Diré que esta novela es maravillosa en su conjunto y que en mi opinión es la mejor obra de las autoras hasta el momento por todo lo que conlleva. Es simplemente perfecta y no se olvida de ningún detalle. Tiene el poder de destrozarte y de recomponerte en cientos de ocasiones. Te da esperanzas y te las roba jugando con tus sentimientos. Es cruel y satírica, pero a la vez romántica y esperanzadora. Nunca desearás que acabe y cuando así sea te faltará un trocito, pero habrá merecido la pena.

*Como último apunte, las ilustraciones de Mar del Valle son perfectas, muy acordes y me dejan sin aliento. Son preciosas y sin ellas ya no concibo el libro ♥

Conclusión: Rojo y Oro es mucho más que mortales e inmortales, es la búsqueda de la libertad y la paz. De la conservación de los valores como son la familia o para quienes no la poseen, cómo encontrarla. Del valor de la vida y el dolor que te recuerda que estás vivo y te hace desear seguir una meta y luchar por ella hasta el final. Rojo y Oro tiene mucho que ofrecerte y poco de qué hablar, pues los mensajes quedan muy claros en la mente de quienes lo leen y entienden que hay mucho más allá de una historia de venganzas y odio. De dioses injustos y muerte.