sábado, 10 de septiembre de 2016

Latidos (Reseña)

Título: Latidos.
Autores: Javier Ruescas & Francesc Miralles.
Género: Romance, drama.
Editorial: SM
nº de páginas: 219
Encuadernación: Tapa blanda con solapas.
Serie: Libro único.
Remo acaba de cruzarse con Carol en el aeropuerto
¿Lo bueno? Remo va de camino a Los Ángeles a pasar allí el verano,
mientras que Carol viaja a Japón para vivir con su padre
¿Qué puede pasar entre dos desconocidos que están en la otra punta del mundo? ¿Qué pueden saber el uno del otro por las fotos que cuelgan en HearthPic o las entradas que escriben en Blogbits?

¿Y por qué cada vez que reciben un mensaje de HeartBits su corazón parece dejar de latir?
Esta reseña va a ser más breve debido a que Pulsaciones cuenta con las mismas características y ya las traté en su reseña. Su principal semejanza es la agilidad de lectura, pues este libro es como su predecesor: rápido, y destinado a una sola tarde. Profundizando así lo justo y necesario para plasmar una historia breve pero creíble.
Si bien la historia cambia con nuevos protagonistas y trata el amor a distancia. No deja de tener la misma estructura a base de pequeños diálogos, careciendo casi por completo de descripciones. Y como ya dije eso es muy complejo de llevar y que salga a flote.
Este segundo ejemplar está más trabajado respecto a edición y aunque no sea estrictamente necesario para su disfrute, sí que es una mejoría: sus páginas no están en blanco y negro y tienen mejor calidad. Además, se han añadido dos nuevas funciones a la aplicación Heartbits: la posibilidad de mandar imágenes, con su correspondiente extensión similar a Instagram y la función de blog, donde la protagonista plasma todos sus sentimientos con textos más complejos y gran detalle en descripciones, introduciéndonos en su soledad y su creciente admiración hacia el nuevo país donde está obligada a residir por un periodo de tiempo indeterminado. Todo ello, sabiendo que extraña su país de origen, pero sin dejar de luchar por adaptarse a su nueva situación y aprovechar para aprender cosas nuevas.
En pocas palabras, han sabido reciclar todas aquellas cosas que gustan de Pulsaciones y han querido dotar a esta segunda parte de mayor detalle. No obstante, siento que estas nuevas funciones no han sido explotadas lo suficiente y que podían haber dado mucho más juego.
Si bien esta historia pintaba mucho mejor y parecía más profunda, a mí no ha terminado de convencerme. Es decir, la he disfrutado mucho y me ha acompañado durante una tarde entera. Pero no me ha hecho sentir tanta emoción como su anterior y principalmente se debe a cómo tratan el amor a distancia, de manera superficial. Pues hay pocos guiños y se precipita tan rápido como su primer encuentro.
Notamos el choque entre ambas culturas y la gran diferencia entre Japón y Estados Unidos. Y a su vez, el choque entre las personalidades de ambos. Porque mientras Carol es una protagonista que coge fuerza y tiene bastante más claros sus sentimientos. Remo tarda más y se comporta casi el 80% del libro como un crío sin lugar en el mundo. Dejando atrás por puro egoísmo a su familia luchando contra una mala situación económica.
Y él de parranda en el extranjero de fiesta en fiesta. Alegando que necesita su espacio porque recientemente ha terminado una relación tóxica y ya no cree en el amor.
¿Y por eso tiene que viajar lejos, dejando atrás los problemas? ¿No puede usar el dinero que ganó para ayudar? No me terminó de convencer, lo siento. Y no terminé de ver clara su evolución, pues de una cosa pasa a otra (pero bueno, quizá me he puesto demasiado estricta. Soy consciente de que sólo es una excusa fácil para que la trama llegue a una situación favorable, aunque no lo justifique del todo).
Remo siempre andaba dependiendo de segundas personas, quienes daban la cara por él y trataban de guiarlo por el camino correcto. Sin duda los protagonistas se complementan en ese aspecto, disminuyendo así los defectos del contrario. Ahí estaba la verdadera riqueza entre ellos, por muy poco que haya logrado entender a Remo. Pienso que un protagonista masculino más maduro hubiera captado mejor la esencia de un amor tan duro.
Otro de los aspectos por los cuales digo que han reciclado lo más positivo, es que incluso salen personajes de la anterior novela, detalle inesperado y muy bien encajado. De hecho, la misma persona que ayudó a la protagonista de Pulsaciones a aclarar sus sentimientos, sale aquí siendo partícipe de nuevo como mediadora entre dos enamorados. Y por supuesto, se dan detalles sobre los protagonistas anteriores.
Por último, el final es impresionante y me ha encantado. No tiene nada que envidiar. También como amante de la cultura japonesa, las leyendas y curiosidades me han enamorado por completo. He disfrutado esos pequeños detalles como una niña con su juguete nuevo, aunque muchos ya los conocía. Me hubiera gustado que me llegara al corazón tanto o más que Pulsaciones, pues esperaba algo mayor.
Finalmente aunque haya tenido menor impacto y haya sido también predecible, me ha entretenido y eso al fin y al cabo es lo más importante. Con libros así no hay que tener altas expectativas, solo ir con ganas de pasar un buen ratito con una taza de café.

Conclusión: Latidos al igual que su predecesor, es un libro destinado a un suspiro. Por supuesto se puede leer por separado. Y nuevamente trae una historia de amor breve que llega al corazón. Como suelo decir para estas novelas... son ideales para ratos libres y momentos de estrés, pues relaja y cumple su función como entretenimiento. Si quieres leer algo ligero, sumergirte en él es perfecto.