domingo, 18 de octubre de 2015

La mecánica del corazón (Frases 1/3)

-Tiene el corazón muy duro, creo que está congelado.
+Yo también tengo el corazón helado.


-No quiero que te falte ningún recuerdo
+No te preocupes por mí, tengo demasiados.


Pocas cosas han sucedido desde entonces, pero lo cierto es que vivo lleno de incertidumbre, cada día me hago más preguntas, y siento que necesito obtener algunas respuestas.
<<Love is dangerous for your tiny heart.>>


-Fue un día triste, un día en que no dejaba de llorar hasta que me di cuenta de que me reconfortaba beberme mis propias lágrimas.
+ Te pasas el tiempo curando a la gente, pero ahogas tus heridas en el alcohol de tus propias lágrimas.


El murmuro de las voces que se entremezclan me cautiva.
Se oye una música melancólica y algo maliciosa. Esa melodía me emociona, me produce sensaciones contradictorias, como cuando llueve y luce sol al mismo tiempo.
Baila como un pajarillo en equilibrio sobre tacones de aguja, andamios femeninos. Sus ojos son inmensos; uno puede perderse mientras escruta su interior.


No me importa ver borroso cuando canto y cuando beso, prefiero tener los ojos cerrados.
Oh, mi pequeño incendio, permítame mordisquear su ropa, desmenuzarla a buenas dentelladas, escupirlas como un confeti para besarla bajo una lluvia...
No veo más que fuego, con solo unos pasos puedo perderme a lo lejos, tan lejos en mi calle que no me atreva ya siquiera a mirar derecho a los ojos del cielo, no veo más que fuego.
Nos frotaremos el uno contra el otro hasta chamuscarnos el esqueleto, y cuando el reloj de mi corazón dé las doce en punto, arderemos, sin necesidad de abrir los ojos.


Me pregunto cómo unos ojos tan grandes y maravillosos pueden funcionar mal.
Intento mirarla a los ojos pero no puedo dejar de admirar su hermosa boca. No sospechaba que se pudiera pasar tanto tiempo observando una boca.
Me siento avergonzado. Al mismo tiempo rememoro las imágenes de la joven muchacha que canta sin gafas y mira el sol de frente. Y entonces ocurre: me enamoro. En el interior de mi reloj es el día más caluroso de la historia.
-Su rostro es hermoso, con esa sonrisa resplandeciente que provoca que uno quiera contemplarla mucho rato.

Algún día, es posible que tengas que pagar a un precio muy alto por todo el placer y la alegría que el amor provoca. Y cuanto más intensamente ames, más intenso será el dolor futuro.
Como mucho es posible que resista la intensidad del placer, pero no es lo bastante sólido para aguantar los pesares del amor.


¿Corro peligro de muerte? Tal vez, pero siento que mi vida peligra si no vuelvo a verla y, a mi edad, eso me parece aún más grave.

<<Love is dangerous for your tiny heart even in your dreams, so please dream softly.>>


Por frágil que sea mi reloj, la pequeña cantante se ha instalado cómodamente en él. Ha dejado sus pesadas maletas cargadas de yunques en cada rincón; sin embargo, jamás me había sentido tan ligero como desde que la conocí.

-¿Es tu corazón lo que hace tanto ruido?
+Sí.
-Estás enamorado de ella, ¿verdad?
Mi cerebro quiere decir <<No, no...>>, pero mi corazón, como siempre, tiene una relación más directa con mis labios.
+Sí, creo que estoy enamorado de ella.

Hace apenas unas horas, tenía a mi corazón por un navío capaz de romper las aguas de un océano enfurecido. Ya sabía que no era precisamente el más solido del mundo, pero creía en el poder de mi entusiasmo. Ardía en una alegría tan intensa ante la idea de reencontrar a la pequeña cantante que nada me habría podido detener.
Las penas amorosas pueden transformar a la gente en monstruos de tristeza.